Aromaterapia como técnica para mejorar tu vida


La aromaterapia es un tipo de medicina alternativa que utiliza los aceites esenciales e inciensos y otros compuestos de plantas aromáticas que tienen por objeto mejorar la salud o el estado de ánimo de una persona. Muchos la consideran que este tipo de tratamiento no es científico y que funciona debido a que es un placebo. Sin embargo, la evidencia científica de su efectividad está creciendo. Los estudios reconocen que la aromaterapia hace sentir bien a las personas, aunque no hay evidencia en que a ti lector que estás leyendo te vaya a funcionar.

Los aceites esenciales utilizados en aromaterapia tienen una composición diferente en comparación con otros productos a base de hierbas porque la destilación usada en esta terapia recupera las fitomoleculas más ligeras. La aromaterapia es un término ampliamente utilizado para una variedad de terapias tradicionales que utilizan los aceites esenciales. Estos pueden incluir aceites de masaje, o para cualquier aplicación tópica que los utilice, los aceites esenciales puros. Los aceites esenciales se absorben bien a través de la piel o por inhalación.

No estamos completamente seguros de cuál es la fuente de la curación y el bienestar puede ser el masaje, el olor o ambos. Se cree que su inhalación estimula la parte del cerebro que está conectada con los aromas. El sistema olfativo envía una señal al sistema límbico del cerebro que controla las emociones y así puede ser capaz de recuperar recuerdos pasados. Esto hace que los aromas hacen que la persona se sienta relajada, tranquila, o incluso estimulada. Si la aromaterapia se aplica a una sesión de masajes el efecto es relajar aún más la persona.

Los aceites esenciales tienen un efecto farmacológico directo. Se afirman que hay una sinergia entre el cuerpo y los aceites aromáticos; sin embargo no hay pruebas científicas de que este sea el caso. Sin embargo, algunos estudios clínicos preliminares han revelado resultados positivos. Para usar la aromaterapia en casa se pueden comprar inciensos o también se pueden utilizar quemadores cerámicos que gracias a una vela evaporan el agua donde están disueltos los aromas y así se pulverizan por toda la estancia.

Los aceites esenciales y otros compuestos orgánicos volátiles (COV) naturales funcionan de forma diferente. Al orientar nuestro sentido del olfato, activan el sistema límbico y los centros emocionales del cerebro. Cuando se aplica por vía tópica (sobre la piel) activan los receptores térmicos y destruyen los microbios y hongos. La aplicación interna puede estimular el sistema inmunológico (generalmente en forma prescrita).

La aromaterapia en algunos países de Francia, y gran parte de Europa Occidental está incorporada en la medicina convencional como antiséptico, antiviral, antifúngico y antibacteriano, mucho más que en el Reino Unido, EE.UU. o Canadá. De hecho, hay algunos aceites concretos que son regulados como los medicamentos recetados en Francia, y sólo se pueden administrar (o prescritos) por un médico. Los médicos franceses utilizan el aromatograma para ayudarles a determinar que aroma deberán de emplear.